Por qué reducir las calorías no ayuda a perder peso a largo plazo

Publicado 25 de agosto de 2021


A todos nos ha pasado: con el deseo de tener un buen aspecto, acabamos siguiendo la última dieta que hemos encontrado en Internet. Al principio, cuando nuestra motivación está fresca y nuestra fuerza de voluntad es fuerte, parece que tenemos resultados. Seguimos estrictamente el plan y perdemos algunos kilos. Nos decimos que esta vez será diferente. Esta vez conseguiremos mantener nuestra pérdida de peso para siempre.

Sin embargo, siempre ocurre lo mismo: nuestros resultados comienzan a nivelarse, y los kilos que perdemos son cada vez menos, hasta que el proceso de pérdida de peso se detiene y no perdemos más kilos a pesar de haber seguido la dieta. En ese momento, casi todo el mundo abandona y vuelve a sus antiguos hábitos poco saludables

¿Por qué ocurre esto? ¿Cuál es la explicación?

La explicación está en entender cómo funciona tu cuerpo

Cuando reduces drásticamente tus calorías, al principio tu cuerpo responde como es de esperar: utiliza la grasa almacenada para convertirla en energía. Pero al cabo de un tiempo, el cerebro empieza a registrar un problema: el hambre. Así que pone a tu cuerpo en "modo de supervivencia". Esto significa que tu cuerpo decide que necesitas almacenar algo de grasa y guardarla, por si la necesitas más adelante. La tiroides se reduce y, por tanto, el metabolismo se ralentiza.

Varios estudios demuestran que las dietas hipocalóricas pueden reducir el número de calorías que el cuerpo quema hasta en un 23%. Además, este menor metabolismo puede persistir incluso después de dejar la dieta hipocalórica. Esta es la explicación más plausible de por qué más del 80% de las personas recuperan el peso que perdieron durante la dieta

Y estas cifras son válidas para las personas sanas

Cuando se tiene hipotiroidismo, el metabolismo ya está ralentizado. Si su tiroides es poco activa y no recibe el tratamiento adecuado, la pérdida de peso puede resultar casi imposible, incluso si hace dieta y ejercicio.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

En primer lugar, si sospecha que tiene un problema con la tiroides, debe ir al médico y hacerse las pruebas, para poder recibir la medicación adecuada. Cuanto antes descubras cuál es el problema, antes podrás solucionarlo.

Sustituir las dietas estrictas orientadas a resultados por un cambio de estilo de vida

Si reducir las calorías no ha funcionado hasta ahora, tal vez debas cambiar tu enfoque por completo. En lugar de centrarse en los resultados inmediatos, podría intentar centrarse en hacer un cambio permanente. Podrías sustituir gradualmente los hábitos alimentarios poco saludables por otros buenos.

¿Cómo se puede hacer eso?

El "secreto" es ir paso a paso. Se establece un objetivo realista y se trabaja gradualmente para conseguirlo. Al principio se empieza con pequeños cambios, como eliminar los refrescos de la dieta y dar una vuelta a la manzana. Y luego, se va trabajando en cambios más avanzados, como hacer ejercicio en casa todas las mañanas.

La clave está en el poder del hábito

Una vez que consigues incorporar un cambio de estilo de vida, al cabo de un tiempo se integra en tu naturaleza y lo harás sin esfuerzo. Como lavarse los dientes. Si consigues estar sin refrescos, al cabo de un tiempo -digamos 2 semanas- no los echarás de menos en absoluto.

Sabemos que "cambio" parece una palabra que da miedo, especialmente cuando tu energía está baja, pero por eso estamos aquí: para guiarte y mantenerte motivado


Entradas relacionadas


Los comentarios han sido cerrados para este post.